Cuando te conviertes en un profesional del bricolaje, se vuelve necesario tener un rincón de trabajo que sea solo tuyo; en el que puedas trabajar con todas las comodidades a las que puedas acceder, y donde nadie mas tenga acceso. Este sitio se vuelve tu santuario de trabajo.

La finalidad de este espacio es que puedas tener todas tus herramientas makita, implementos de seguridad, materiales y demás cosas en un mismo lugar y a tu alcance; además de que sea un sitio donde puedas dejar volar tu imaginación con total tranquilidad y sin interrupciones.

¿Cuáles son estas claves?

Si es primera vez que te propones construir tu propio espacio y rincón de trabajo, entonces tendrás aquí unos consejos que te ayudaran a comenzar con buen pie; además de algunos recordatorios para hacerlo de forma correcta. Las claves para armar tu espacio son:

  • La seguridad es primero: Si no piensas en la seguridad, ante todo, serás el que propicie un accidente, ya que concentrarte en el trabajo te puede hacer olvidar lo que sucede a tu alrededor. Para que esto no sea perjudicial, protege y asegura todas las instalaciones eléctricas y de agua.
  • Define a tu santuario: Como este es el caso de un taller de bricolaje, lo mejor será que tu rincón sea solo para estos trabajos; aunque sepas realizar una gran cantidad de trabajos, es propicio que cada cosa este muy bien definida y separada para evitar confusiones.
  • Los espacios deben estar distribuidos: Un ejemplo clásico de este tipo de talleres, son los que están distribuidos en 4 zonas; la de trabajo principal, la de limpieza, la de evacuación y la de almacén. Si tu espacio te lo permite, no dudes en dividirlo así.
  • Bancos de trabajo: En este tipo de talleres es común tener un banco de trabajo limpio y uno sucio; el primero es para trabajos con sierra o taladro que dejan muy pocos residuos, y el segundo es para trabajos con aceites o pinturas. Evita combinar ambos.

Aparte de todo esto, tu rincón de trabajo siempre debes estar organizado, de manera que encuentres lo que necesites sin buscar demasiado. Si eres desordenados, pasaras mas tiempo buscando y enojándote, que trabajando; así que fomenta la organización en todo momento.

Y una vez por semana, asegúrate de hacer limpieza, para que te deshagas de residuos y cosas que ya no necesites, y tu taller se mantenga siempre en optimas condiciones de trabajo.