Uno de los principales ingredientes efectivos de cualquier agencia de marketing online es conocer las pautas que debemos seguir si queremos hacer que tus contenidos tengan más impacto que los post de La Vecina Rubia.

Y es que, cuando hablamos de marketing, hablamos de conseguir la mayor audiencia posible. por lo tanto tendremos que intentar que nuestros contenidos se hagan tan virales como los memes, cuantas más veces se compartan a más gente llegaremos.

 

¿Cómo hacer que un buen contenido se haga viral?

No, no se trata de suerte o de azar, cualquiera de los contenidos que hayas visto compartirse en las redes y por internet tiene cinco ingredientes en su receta.

1. Busca lo que ansiamos. 

Tanto la política, como los anuncios de publicidad o las agencias de marketing online y de posicionamiento seo están basados en los conocimientos que tenemos de psicología. La propaganda no es más que el elixir que le ofrecen a nuestras emociones.

Para crear un contenido viral tendremos que conocer antes el perfil del buyer persona o target. Se trata de representaciones semi-ficticias de lo que serían los clientes ideales para nuestra empresa.

Para ello tendremos  que crear un modelo de consumidor a partir de información que recabemos de los  clientes reales que queremos que formen parte de nuestro negocio.

Para crear este perfil necesitaremos los datos geográficos, los hábitos de consumo y sus preferencias, saber sus motivaciones y sus objetivos. Una vez reunida toda esta información podremos hallar la clave, darles lo que buscan.

2. El contenido es la clave de todo éxito.

En el  caso del marketing digital a diferencia por ejemplo de los anuncios de televisión que se centraban más en lo visual el rey de la baraja es nuestro contenido.

Este contenido tiene que serle útil  a tus clientes, tiene que aportarles algo, a diferencia de los vídeos  que se comparten en Facebook de gatitos  cantando villancicos. ¿Cómo crearlo?

Tiene que ser un contenido sencillo  pero extenso. A diferencia de lo que podamos creer se viraliza antes un texto de mil palabras  que uno de dos párrafos.

Y sencillo ya que queremos llegar al mayor número de personas posible, si utilizamos tecnicismos lo más probable es que solamente abarquemos a un sector especializado de nuestro target.

Tiene que tener un elemento diferenciador, darle al público algo que no vaya a encontrar en otro lado. 

Añade citas y frases que destaquen por encima del texto, las frases sencillas y cortas son perfectas para que la gente se quede con ellas. Si además les dan lo que anhelan o si se sienten identificados con ellas las reproduzcan, haciendo mención a vuestro contenido.

3. Dale un valor a tu contenido.

Tiene que ser un texto práctico y útil. Tiene que hacer que tus lectores sientan que han aprendido algo que les distinga por  encima de los demás. para ello hablaremos de trucos que les ayuden a ahorrar, comenzar a emprender o mejorar emocionalmente.

En la mayoría de los casos cuando alguien se pone delante de un ordenador a buscar está haciendo algo parecido a buscar en libros de autoayuda. La regla es sencilla, todos, absolutamente todos, tenemos sed de mejora.

4. El medio es el mensaje.

Un contenido tendrá el mismo valor que el soporte que lo transmita. Nuestro medio  de comunicación es nuestra primera declaración de intenciones hacia nuestro público objetivo.

No será lo mismo crear un contenido para un blog que por ejemplo para Instagram, ya que las personas entran en esos medios buscando diferentes cosas.

En este punto será importante además añadir un botón o una forma de compartir nuestro  post de forma rápida y sencilla.

5. Punto final.

la fuente de nuestro contenido es importante, si conseguimos que nuestro contenido sea compartido por personajes que nuestro target considera como fuente de inspiración o alguien a quién imitar  será mucho más sencillo  que se vuelva viral.

Es por ello, que todas las agencias de marketing online tienen sin descanso a profesionales trabajando para que todos estos ingredientes se aúnen en una única receta con un mismo resultado: que tu negocio, empresa, proyecto llegue al máximo de personas de forma efectiva.