Hoy día es muy común ver jóvenes, adolescentes e incluso niños, que tienen sus propios Smartphone, con acceso a internet y a todas las redes sociales.

Si bien es cierto que esta es una gran manera de mantenerse comunicados, se debe tener precaución con quienes hablan nuestros hijos y a quienes conocen, en estas redes sociales.

Existen muchos inescrupulosos que crean perfiles falsos, con el fin de captar la atención de jóvenes inocentes, pueden crear vínculos con amistades que son falsas, o con personas que los guíen por un mal camino.

Se han presentado muchos casos de menores de edad que han sido secuestrados, por personas que tienen identidades falsas y que conocieron por internet, es por este motivo que poder espiar el teléfono móvil de un menor de edad es algo que se hace necesario.

Afortunadamente existen muchas Aplicaciones para espiar el móvil, de manera discreta y segura, con tan solo ingresar el número de teléfono móvil se puede tener acceso a las aplicaciones de su teléfono, así el menor ni siquiera notará que sus padres lo están vigilando.

Tratar de dialogar con un menor de edad y explicarle los riesgos de las redes sociales, puede terminar en una discusión, es por ello que una aplicación para espiar de manera incógnita es una gran herramienta para cualquier padre.

¿Es Justificado Espiar el Móvil de un Menor?

La respuesta a esta interrogante es bastante compleja, ya que de acuerdo a la ley los menores de edad tienen derecho a su privacidad, sin embargo muchos padres consideran que a fin de cuentas ellos son los que pagan el internet y los mantienen, lo que les da derecho a espiar su móvil.

Pero dependiendo de ciertas circunstancias, el espiar el teléfono móvil de un menor de edad puede estar realmente justificado; sin embargo antes de llegar a este punto, es necesario conversar con el menor de edad, preguntarle lo que se desea saber.

Una vez pasado este punto, el menor de edad no quiere hablar y se encierra en su mundo, queda la opción de descargar alguna aplicación que permita acceder a su teléfono móvil para revisar sus redes sociales.

Cuando existen salidas injustificadas, cuando muestra cambios de humor repentinos sin ninguna justificación, se debe conversar con el menor y tratar de descubrir qué es lo que le está pasando, la adolescencia y la juventud son etapas de cambios hormonales, que resultan difíciles.

Es por ello que los padres deben estar atentos, para guiar a sus hijos en todo momento.