Tener acceso directo a innumerables aventuras y vivencias insuperables, nunca fue más relajante que El Camino a Finisterre ofrece eso y más, recorrer y visitar sus peculiares localidades será la ocasión perfecta para aprender y explorar.

El Camino a Finisterre: ¡el fin del mundo en 5 días!

Día 1

Santiago de Compostela será el punto de llegada, disfrutar de su cultura y visitar el Casco Histórico es una oportunidad que no debes perder, este sitio declarado patrimonio de la humanidad cuenta con interesantes y únicos espacios turísticos.

Su inigualable belleza clásica va desde museos hasta la catedral principal, realizar un recorrido por este bello sitio, traerá consigo más de una sorpresa.

Día 2

Al dejar la ciudad, para llegar a Negreira, aproximadamente 22 km en 4-5 horas, en primer lugar, se debe pasar por el Ponte Maceira, al llegar a dicha villa, observaremos infinidades de sitios de gran riqueza turística.

Día 3

Al llegar a Olveiroa desde Negreira, a unos 31 km, nos encontraremos con un sencilla pero pintoresca aldea ubicada justamente en el camino de Santiago, llegando a pasar por una serie de campos de cultivos que abarcan desde alimentos hasta producción de vino y cerveza local.

Día 4

Se debe partir de Olveiroa, para arribar a CEE, en un recorrido de aproximadamente 18 km hasta el monte do Si no, único en su belleza desde donde podrás apreciar la bella vista del río Xallas, es fundamental.

Lo siguiente en tu recorrido será el embalse de Castrelo/ Olveiroa y al cruzar luego un pequeño puente, se abrirán senderos y caminos hacia Fisterra, mostrando un imponente océano atlántico, hasta llegar al extremo sur de la Costa da Morte

Día 5

Dejando atrás CEE, se llega a Fisterra, con un recorrido de 16 km, donde podrás disfrutar de las aguas del océano atlántico en su plenitud, hasta llegar al famoso “fin del mundo” que no es otra cosa que el popular cabo Fisterra, y al fin obtener la fisterrana.

Sin duda un recorrido admirable, sin desperdicio y una verdadera experiencia de vida sin precedentes. Y es que explorar lo que tiene para ofrecer el camino a Finisterre, resulta idóneo.

El camino a Finisterre, experiencia al límite

Para finalizar queremos recordarte que, con tan solo pensar que, al tomar el camino a Finisterre, se logra llegar al océano atlántico y además adquirir el documento de peregrinaje “la fisterrana”, la emoción y las buenas vibras se adueñan del entorno.

Conocer a su vez el Camino de Santiago y también tener la oportunidad de explorar los sitios turísticos y maravillosos paisajes que se encuentran a través del camino a Finisterre, es ineludiblemente una experiencia al límite.