Pese a que los rumores en torno a la mala relación que existía entre don Juan Carlos, Rey emérito de España, y don Felipe, la realidad es que hace unos días estos rumores se convirtieron en realidad. En un contexto coronado por el impacto que el coronavirus está teniendo en un país como el nuestro, España, la Casa Real ha aprovechado al situación para anunciar de manera pública que el actual Rey de España ha renunciado a la posible herencia que le iba a dejar su padre, al mismo que tiempo que afirma que no tiene constancia de una empresa o fundación que no sea legal por parte de su familia.

En el mismo comunicado que anunciaba esta renuncia, también se afirmaba que, en adelante, don Juan Carlos ya no percibirá ningún tipo de prestación por parte de la Casa Real. De esta manera, y pese a que todavía no se ha hecho oficial ningún tipo de declaración por parte del juicio en el que está envuelto don Juan Carlos, se presupone que algún tipo de relación existe en lo relacionado con los rumores que circulan desde hace algunos meses.

Un punto inicial que comenzó con la abdicación

El comienzo en el que comenzó a romperse la relación entre padre e hijo es incierto. No obstante, y según afirman los que más conocen a la Casa Real, parece que el punto de partida fue cuando la familia de la Casa Real obligó al actual rey emérito a abdicar, con el objetivo de aparte de la vida pública cuanto antes. Por aquel entonces, las organizaciones oportunas que se encargan de gestionar todo el protocolo de la Casa Real, asumieron que ya existían demasiados escándalos alrededor de la figura del rey que obligaban a que se aprtara de la vida pública.

Desde que comenzó el trabajo de don Felipe como máximo representante del gobierno español, su máxima implicación fue lo relacionado con el hecho de borrar la huella que su padre había dejado a nivel internacional. Tanto es así que en ningún momento, salvo las circunstancias que así lo obligaban. No obstante, el punto definitivo en el que la Casa Real decidió que don Juan Carlos no tenía que seguir apareciendo en la agenda de la Casa Real fue cuando aparecieron las primeras noticias de que éste había lavado dinero a través de testaferros.

No obstante, en todo momento la comunidad política se negó a investigar cualquier tipo de rumor que iba apareciendo en todo momento.

Una sospechosa transferencia económica

Este último fin de semana ha sido especialmente movido para cualquier tema relacionado con la Casa Real. La fiscalía suiza se hico eco de que se está investigando una sospechosa transacción económica de Adbul Aziz Al Saud a don Juan Carlos. Enseguida la opinión pública relacionó estos datos con una posible comisión que el rey emérito había podido recibir a la hora de interceder en los negocios relacionados que ha facilitado para que se puedan llevar a cabo entre Arabia Saudí y España.

Según ha afirmado el diario inglés, The Telegraph, la fundación en la que aparecía el rey emérito como principal administrador, también se incluía a don Felipe como segundo beneficiario. Por lo que se da a entender que éste último también estaba al corriente de todo lo que había sucedido en los últimos años.

Pese a que ha sido la propia Casa Real la que ha desmentido esta información, queda por ver cuál va a ser la actuación de la fiscalía suiza en lo relacionado con este hecho.