Al querer modificar un todoterreno (TT) debe tener claro que quien mejor sabe cómo hacer coches es el fabricante. Las piezas de su vehículo están cumpliendo todas alguna función, por lo cual al modificar sus elementos estaría manipulando un complejo con miles de piezas que han sido calculadas y diseñadas para trabajar entre ellas. Los resultados de los cambios que se realicen podrían ser los peores, si no son hechos por un profesional; aparte al modificar no solo gana, también se pierde algo.

Cuando se reforman las aptitudes 4×4 de un vehículo es irremediable que se deterioren en parte los niveles de seguridad, su comportamiento y la estabilidad. Podría llegar el momento en el que  al circular por el asfalto el TT tuviera que ser conducido con mucha precaución, sobre todo al tomar curvas ya que una de las primeras cosas que se altera con las modificaciones del coche es el centro de gravedad.

Hay algunos que solo aplican a sus 4×4 modificaciones sencillas, las cuales no son muy invasivas como cambiar el tamaño de los neumáticos. Pero la preparación que reciben cuando es para uso extremo es mucho más profundo; en esta modalidad se suele aumentar la altura del coche con respecto al suelo, su capacidad de tracción e incrementar su capacidad de tracción en terrenos escabrosos.

¿Qué tener en cuenta antes de realizar modificaciones al vehículo?

Si los cambios son básicos como el tamaño de los neumáticos o colocar un snorkel, no es demasiada complicación, pero al ser una más profunda se está metiendo en un  problema de ingeniería que no cualquiera puede llevar a cabo debido a su complejidad. Los cambios estéticos y mecánicos muy grandes requieren de hacer homologaciones bastante complejas, ya que se está metiendo con componentes que rigen el funcionamiento del todoterreno.

A cualquier vehículo pueden hacérseles cambios, sin embargo, en el mundo de los 4×4 es mucho más productivo y, hasta cierto punto, sencillo cuando se utiliza para ello modelos de los años 80 y 90. Lo que los hace idóneos para las modificaciones es que muchos modelos de 4×4 de esa época disponen de suspensión de ejes rígidos tanto adelante como atrás y chasis de doble larguero.

La gran ventaja de que el TT a modificar tenga chasis de doble larguero, es que permite que la carrocería junto con el interior del vehículo sean removidos en un solo bloque. Esto hace posible que se quede en el suelo el chasis expuesto, el motor y la transmisión; facilitando así el acceso para cualquier reparación y es posible cambiar los puntos de anclaje de forma más simple.

Entrando a http://www.desguacesde4x4.com/ podía conseguir piezas de segunda mano de manera sencilla a nivel nacional con algunos clics. No pasará mucho tiempo en que pueda salir y probar los resultados de su “nuevo” vehículo.