Es indispensable tener en cuenta que la correa de distribución juega un papel fundamental para que puedas conseguir un gran rendimiento en tu vehículo. En todo caso, los mejores repuestos los encontrarás en piezasdesegundamano, porque allí podrás disfrutar siempre de la mejor relación calidad-precio del mercado.

Sin embargo, puede que no sepas cuándo se hace el cambio de esta pieza del motor por lo que te recomiendo que sigas leyendo atentamente. Aquí te traigo algunos puntos que debes tener en consideración si quieres saber cuándo debes cambiar la correa de distribución.

Indicadores de que necesitas un cambio en la correa

Existen varios indicadores de que es necesario un cambio en esta correa, y dentro de los principales a tener en cuenta están los siguientes:

Fugas

En un motor es normal que se presente cualquier tipo de fuga debido al uso del mismo de forma periódica. Esto porque las mangueras de líquido refrigerante o de aceite se van desgastando con el paso del tiempo.

En todo caso, debes asegurarte de que cuando detectes cualquier tipo de fuga esta sea reparada de inmediato. Debes revisar la correa de distribución y asegurarte de que esta no vaya a tener ningún tipo de fuga para que así consigas siempre el rendimiento óptimo en tu motor.

Pérdidas de tensión

Las reparaciones que se hacen cerca de la correa de distribución deben ser hechas por mecánicos profesionales. De esta forma, evitarás causar cualquier tipo de daños al motor, en especial cuando haces las reparaciones por tu propia cuenta.

Esta es una de las piezas más importantes de tu motor, motivo por el cual no se puede exponer a una pérdida de tensión. Si esta pierde su tensión tendrás que hacer el cambio inmediato de la misma porque no podrá recuperarla bajo ningún tipo de circunstancia.

Kilometraje

La vida útil de la correa de distribución es de 100.000 kilómetros, por este motivo es un límite que debes tener claro para que puedas conseguir un gran rendimiento. Siempre que alcances este kilometraje será necesario que hagas el cambio de la correa para evitar daños graves en tu motor.

Conducir con una correa de distribución desgastada puede hacer que esta en cualquier momento se rompa. Si esto llega a suceder, podría producir una grave avería a tu motor, dejando tu coche incluso totalmente inservible. Por este motivo, siempre debes cambiar la correa cuando sea necesario y así evitarás accidentes.